Followers

jueves, 31 de marzo de 2016

¡Buen día seguidores!

Esta entrada es netamente explicativa. Al final del blog (todo el texto en fondo blanco) aparecerá distintos títulos: PAGINAS, DATOS PERSONALES, ARCHIVOS DEL BLOG (texto sobre fondo oscuro) . Lo que figura en PAGINAS son enlaces, con sólo picar sobre ellos irán a los vídeos correspondientes. ¡Disfrútenlos!

De todos modos, voy a introducir en cada entrada que así lo requiera un o o más enlaces : 
Fragmento de la película "Una canción inolvidable" Vida de Chopin


  • Documentales sobre FRIDA
  • Fragmento de la película "Una canción Inolvidable" - Vida de Chopin
  • Polonesa Heroica - Chopin
  • Fantaisie Impromptu - Belleza de melodía...

  • ¡Buen día seguidores!

    Aquí estamos, más rápido de lo que pensé…

    Para presentarles mi  próxima sensación maravillosa, antes les contaré una partecita de mi historia:
            A los catorce años, me recibía de profesora superior de piano, estaba dando el examen final;  tenía que tocar obras de  Kullak, Bach, Beethoven, Liszt, Debussy  y Chopin entre otras. Pero algo sucedió.  Cuando toqué la polonesa heroica de Chopin alcancé una emoción indescriptible. Venía compitiendo en mi corazón con Mozart y Beethoven. Pero con Chopin siempre tuve un “idilio” especial, me enamoraban sus  estudios,  nocturnos, valses, preludios, impromptus y  polonesas.

    Su música llenó muchos  espacios de mi vida. Venía de dar un examen final de la facultad y descargaba tensiones con el estudio revolucionario por ejemplo, o en mis ratos de nostalgia un vals o el nocturno número 2 acompañaban mis pesares.

     Hace dos años, hice un periplo por Europa buscando las tumbas de mis queridos músicos. Fui a todas las que me propuse, menos a la de él ya que desconocía su ubicación. Ahora, investigando, leyendo y buscando material, encontré donde están sus restos. Tendré que sacrificarme y hacer un viajecito a París, aunque su corazón está enterrado en Varsovia.


    Fryderyk Franciszek Chopin nació en Zelazowa Wola, Gran Ducado de Varsovia, el 22 de febrero o el 1 de marzo de 1810.



    Lamento descubrir nuevamente que mi sensación maravillosa no se destaca por la belleza física, aunque quienes hemos disfrutado la película “Canción Inolvidable” de 1945 protagonizada por Cornel Wilde, tenemos la imagen de un Chopin muy buen mozo y seductor.
                                                      



                                       Escenas de la película Canción Inolvidable - 1945

    Si me permiten, prefiero mantener esta imagen, que junto con su música hacen que sea una sensación maravillosa súper.

    martes, 29 de marzo de 2016

    ¡Buen día seguidores!
    Considerando la fecha del año, y el comienzo de mi trabajo habitual, les cuento que desde hoy las entradas serán más espaciadas. (De todos modos, teniendo en cuenta mi ansiedad no sé si cumpla…jeje). 

    Hoy le daré un final digno a la vida de Mariquita, y próximamente haremos un especial de ella también, porque no.

    ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Vicente Fidel López nos describe cómo era su casa: “Con cinco peldaños de mármol a la entrada y tres ventanas de rejas, estaba adornada con muebles de caoba, arañas de plata, cortinas de brocado amarillo, porcelanas, relojes mecánicos, un clavicordio, un arpa, un laúd, sahumerios y espejos venecianos; en el patio, azahares, un precioso aljibe y numerosos esclavos que servían el chocolate”.

                                                          Mariquita con alguno de sus hijos

    He aquí algunas cartas familiares de Mariquita.

    En una carta que escribe a su hija Florencia, ratifica su imperiosa necesidad que las mujeres tengan un papel mucho más importante en la sociedad:

    “Si yo no escuchara sino mi corazón y mi gusto, mira lo que haría: nos uniríamos en la casa grande tú y las Larrea, viviríamos como pudiéramos y nos consolaríamos todas juntas. Los árboles de tu casa, comisionaría a M. Picolet de componerme con ellos la huerta. Haríamos un buen gallinero y todo lo arreglaríamos muy bien (...) ¡Si esto pudiera hacerse! Catalina sería la que correría con todo, le daríamos a ella la plata, ¡qué consuelo para todas!”.

    Y deja entrever constantemente el esfuerzo que escribir  le provocaba:
    "Escribo tanto, hija, con tanta frecuencia, a todos, que me duelen las espaldas. No hay casi día que no escriba"
    Ella mantuvo correspondencia especialmente con Juan y Florencia, dos de sus hijos, pero con diferentes propósitos. Con Juan actuaba como corresponsal de noticias, ya que ella no podía tomar el rol de publicarlas. Las cartas eran de carácter político, principalmente y con un lenguaje cuidado y determinante. En cambio, con Florencia, las cartas tenían una línea familiar, sin formalidades, expresaba lo que sentía.

    Mariquita Sánchez, o “Marica”, como usualmente la llamaban los amigos íntimos, o “Mamita Mendeville”, como la apodaban sus nietos,  fue protagonista de la política argentina. Gracias a sus cartas, diario personal, y escritos, podemos revivir  hechos históricos.  Hoy sería una periodista reconocida, o una historiadora relevante o una escritora famosa, pero una más.
    Allá por el mil ochocientos, fue “Mariquita”…

    Falleció  el 23 de octubre de 1868, con casi 82 años. Vivió sus últimos años en la quinta de San Isidro, la que hoy lleva el nombre de Quinta Los Ombúes, y tuve el gusto de visitar el año pasado.
      Sus restos descansan en el cementerio de la Recoleta, y un epitafio en el monumento dice:
                          "Amó la Caridad- María Sánchez de Mendeville- Requiescat in pacem".


    Me encantó hablar sobre Mariquita. Creo que como argentinos, descuidamos un poco la memoria de todas estas personas, que no se corrompieron nunca, y soñaban con un mundo mejor….

    lunes, 28 de marzo de 2016

    ¡Buen día seguidores!

    Juan Bautista Alberdi decía que Mariquita erala personalidad más importante de la sociedad de Buenos Aires, sin la cual es imposible explicar el desarrollo de su cultura y buen gusto”.



    Debido al pedido de mi fan Nro. 1, donde sugiere que comente en detalle alguna de sus cartas, les ofrezco este mano a mano con Sarmiento, imperdible:

    Siendo Sarmiento, director general de escuelas de la provincia de Buenos Aires, le dice:

     “Resultaría un fenómeno en la enseñanza pública de Buenos Aires sin ejemplo en la tierra, a saber, la mayor capacidad de las niñas para recibir instrucción. (...) el hecho se explicaría fácilmente por la falsedad de los datos que las maestras de escuelas suministraron a la Sociedad de Beneficencia, exagerando cada una de las cifras que mostrasen adelanto en sus respectivas escuelas. (...) No se dirá sin exponerse al ridículo que la educación femenil requiere más elementos que la de los varones, pues una maestra que pretendiera auxiliar para enseñar las labores de manos no merecería contarse entre los individuos de su sexo”.


    Mariquita en su incasable tarea de reclamos de presupuesto para la educación  de las niñas, estalla en un:
    "¡Qué mala partida me ha hecho el viejo amigo con ese negro informe contra esta pobre sociedad! [...] Pero vamos al asunto: Ésta es enteramente confidencial: no la vaya a poner en el informe. Óigame con calma. Ya sabrá que me han nombrado hace pocos días Inspectora de la Escuela Normal. No se empiece a pelear conmigo. Empiece por saber que lo que tengo al mes son mil pesos, para profesores, útiles, gas [...] Ud. es un injusto, no se contenta con la política y los muchachos y quiere verse con las mujeres. No nos haga la guerra que podemos hacer mucho bien juntos".

     Y una "yapita" , para su amigo Esteban Echeverría: 

    "Si en todas partes es difícil la educación de la mujer, entre nosotros y en la actualidad es más difícil aún, y lo mas triste es que nadie educa a los hombres".

    No se imaginan cómo me hubiera gustado vivir en esa época. Siempre me imaginé vestida de miriñaque andando de aquí para allá…












    viernes, 25 de marzo de 2016

    ¡Buen día seguidores!

    ¡Hoy estamos de festejo!
    Se cumple un mes de la primera entrega de este blog, en donde, según mi amiga Juana, estoy desarrollando una técnica nueva, llamada “blog-terapia”.

    Pensé en hacer algo diferente, pero trabajando sobre lo mismo. Por eso decidí, considerando la que fue  mi primera sensación maravillosa - Frida, dedicarle todos los 25 del mes una entrada especial.


    Para comenzar elegí dos obras de su autoría: una de 1836 y otra de 1937, y paso a contarles sus respectivas historias…     



                                                     1936 – Mis abuelos, mis padres y yo

     Hitler prohibía los matrimonios interrraciales, Frida los reivindicaba.

     En el centro de la pintura, está su padre, Guillermo Kahlo, alemán de origen judío, su madre, Matilde Calderón y González, una mexicana de origen español-indígena, casándose y así uniendo razas, Por arriba, se pueden observar sus abuelos maternos sobre tierra,  y  sus abuelos paternos sobre mar. Esto quiere mostrar las raíces de cada uno. La tierra representa México y el agua la emigración. 

    Ella aparece en tres estados diferentes: en forma de óvulo y espermatozoide, como feto dentro del vientre de su madre; y como  una niña, en el patio de la casa azul de Coyoacán.


                                               1937 - Autorretrato dedicado a León Trotsky
                                         - También se lo conoce como “Entre las cortinas” –

    En esta obra nos encontramos con un relato pintoresco.
    León Trotsky con sus ideas marxistas, rival acérrimo de Stalin,  se exilia en 1936. No teniendo muchas posibilidades donde ir, Diego Rivera le ofrece su país, su casa y….aparentemente, su mujer.

    Trotsky y su esposa vivieron dos años en la Casa Azul. Se hablaba de cierto amorío entre Frida y León, el cual duró un corto lapso pero lo suficiente para que los rumores lleguen a oídos de todos. Frida pinta este autorretrato y se lo obsequia como regalo de cumpleaños en 1937. En 1939, cuando dejan México, la mujer de León le exige dejar el cuadro…

    ¡Y bien que hizo!
    Ya que esta pintura actualmente pertenece a la exposición permanente del Museo Nacional de las Mujeres en las Artes  - Washington DC.. Imagínense donde estaría si hubiera quedado en manos de las esposa de Trotsky....




























    martes, 22 de marzo de 2016

    ¡Buen día seguidores!
    Durante la presidencia de Rivadavia, trabajó activamente en la creación de las primeras escuelas para mujeres.
    Si en todas partes es difícil la educación de la mujer, entre nosotros y en la actualidad es más difícil aún, y lo más triste es que nadie educa a los hombres". Carta enviada por Mariquita e Esteban Echeverría.

    Su vehemencia por la educación hizo que se cartease con Sarmiento, quien no consideraba serio lo que Mariquita proponía:

     "¡De qué les servirán a las huérfanas el piano y el francés!", comentó Sarmiento. Mariquita respondió: "Usted es un injusto. No se contenta con la política y los hombres, y quiere pelearse con las mujeres. ¡No sabe usted qué malas enemigas somos! ¡No nos haga la guerra, que podemos hacer mucho bien si estamos de acuerdo!".

    Quiero hacer un alto, para quedarme tranquila, que están entendiendo el mensaje: estamos frente a una de las mujeres más fascinantes de nuestra historia…. Por lo menos esa es mi sensación…

    Mariquita estuvo signada a provocar actos de rebeldía. Primero, osó casarse por amor. Nada más ni nada menos…

    Luego, participó activamente (a la par de los hombres) en luchar por la independencia argentina. Sí es verdad, no fue en campo de batalla, pero se las ingenió para reunir a Liniers, Pueyrredón, San Martín, Balcarce, Vicente López y Planes y Blas Parera (éste último tocó por primera vez el Himno Nacional argentino en 1813). Así surgieron las famosas tertulias en su casa, donde se mezclaban científicos e intelectuales.

    Y escribió todo lo que pensaba. Afortunadamente dejó un legado interesante de cartas. No se calló nada…. ¡¡Qué bueno!! 

    lunes, 21 de marzo de 2016

    ¡Buen día seguidores!
    ¿Qué notable no? El romance de Mariquita Sánchez – Thompson fue la inspiración del escritor Leandro Fernández de Moratín en su famosa obra teatral "El sí de las niñas"  que estrenaba el 24 de enero de 1806, en Madrid, España. Quedaba representado, las idas y venidas, pero finalmente triunfaba del amor.

    Y por otro lado, con Mendeville fue muy desdichada. Por esos tiempos Mariquita decía: "¡Para maridos perversos, no me gana nadie!". "¿Matrimonio indisoluble?  No creo que sea cosa de Dios mantener a las personas en el tormento indefinido".

    Mariquita reveló, en carta a Juan Bautista Alberdi, las miserias de su vida con Mendeville


    Pero voy a dejar de lado por ahora, su faceta amorosa, para profundizar en un tema, que particularmente me interesa mucho, ya que soy educadora…

    "Para civilizar a un país se necesita educar a las mujeres, ya que los hombres andan con las armas en la mano, matándose unos a otros". Mariquita Sánchez

    Siempre defendió  y sostuvo ideas firmes  para la educación de la mujer. En una carta que le escribió a Mendeville, entre otras cosas, decía:

     “La Ignorancia era perfectamente sostenida. No había maestros para nada, no había libros sino de devoción e insignificantes, había una comisión del Santo Oficio para revisar todos los libros que venían, a pesar que venían de España [...]. Para las mujeres había varias escuelas que ni el nombre de tales les daría ahora. La más formal, donde iba todo lo más notable [...] la dirigía doña Francisca López, concurrían varones y mujeres. Niñas desde cinco años y niños varones hasta quince, separados en dos salas, cada uno llevaba de su casa una silla de paja muy ordinaria hecha en el país de sauce; éste era todo el amueblamiento, el tintero, un pocillo, una mesa muy tosca donde escribían los varones primero y después las niñas. Debo admitir que no todos los padres querían que supieran escribir las niñas porque no escribieran a los hombres [...]. No puedes imaginarte la vigilancia de los padres para impedir el trato con los caballeros, y en suma en todas las clases de la sociedad había vanidad en las madres de familia en este punto”.

    Mariquita soñaba con una educación digna para todas las mujeres.
    Ella se preocupó por su propia educación, y así llegó a tener varios cargos. Fue vocal y presidente de  la sociedad de beneficencia, directora de un asilo de huérfanas y un liceo de señoritas. Que obviamente, por su carácter fuerte e imponente, le traería discrepancias con las autoridades de la época. Esto dará letra para capítulo aparte, porque así lo merece….



    La mujer debía educarse tanto con el hombre… ¿Por qué no?


    sábado, 19 de marzo de 2016

    ¡Buen día seguidores!

    Mujer que tiene pasiones tiene mérito y, sea en la clase que sea, tiene corazón y es lo que aprecio”. Mariquita le escribe a su hija Florencia. 


    Mariquita  se vuelve a casar  (el 25 de febrero de 1819  o el 20 de abril de 1820) con el cónsul francés en Buenos Aires, Jean Baptiste Washington de Mendeville,  con el que tuvo tres hijos más: Julio (1820), Carlos (1824) y Enrique
    (1825), que moriría a los doce años.

    Hay rumores que aseguran que no fue un casamiento beneficioso desde el punto de vista económico, ya que su fortuna personal disminuía, Mendeville no era hombre de dinero, la familia se agrandaba, había gastado mucho dinero en sostener la enfermedad de Thompson, y colaboró
     ampliamente con la causa de la independencia
      argentina.

    Fue más bien una movida estratégica para conseguir una ubicación social internacional.


    ¡El país sigue ardiendo! Mariquita y Mendeville se exilian en Montevideo en 1829 a causa de los eternos problemas entre federales y unitarios. A pesar de su amistad con Juan Manuel de Rosas, Mariquita era fiel opositora al partido  federal.

    En una carta, Juan Manuel de Rosas le dice: “Conocí antes una María Sánchez buena y virtuosa federal. La desconozco ahora en el billete con tu firma que he recibido de una francesita parlanchina y coqueta” .


    A lo que Mariquita le responde: Querido Juan Manuel: mil gracias por tu carta.  El hecho de que me hayas contestado, en medio de tantas ocupaciones, es un detalle que siempre te agradeceré. No quiero dejarte en la duda de si te ha escrito una francesa o una americana. Te diré que desde que estoy unida a un francés, he servido a mi país con más celo y entusiasmo, y lo haré siempre del mismo modo a no ser que se ponga en oposición de la Francia, pues, en tal caso, seré francesa, porque mi marido es francés y está al servicio de su nación. Tú pondrías a Encarnación en el cepo, si no llevara la divisa punzó. ¿Qué harías si se te vuelve unitaria? Yo sé lo que harías. Así que, mi amigo, en tu mano está que yo sea americana o francesa. Te quiero como a un hermano y sentiría me declararas las guerra. Hasta entonces, permíteme que te hable con la franqueza de nuestra amistad de la infancia, y créeme tu amiga, Mariquita."

    No creo que haya sido feliz en este período de su vida. El matrimonio con Mendeville terminó en 1836 cuando fue designado cónsul en Ecuador.

    Mariquita fue totalmente responsable del rumbo de su vida…

    viernes, 18 de marzo de 2016

    ¡Buen día seguidores!
    Antes de seguir con Mariquita, quiero hacer algunos agradecimientos:

    A  mi esposo, que disfruta y comenta  todas las entradas, me encanta. Ojalá él encuentre algo que lo haga tan feliz como a mí hacer este blog.
    A mis amigos, hijos y parientes, que esperan ansiosos la próxima entrega.

    Ok, ahora seguimos…

     Producto del amor con Thompson tuvo cinco hijos: Clementina (1807) Juan (1809), Magdalena (1811). Florencia (1812) y Albina (1815).

    ¡Argentina está que arde! En 1806 las invasiones inglesas, 1810 planeando la revolución, 1816 se declara la independencia.


    Lejos de ser la mujer sumisa de la época, Mariquita no dejó de comprometerse con su país. Fue una mujer instruida, inteligente, y arpista profesional. ¿Sabían eso? Fue un dato interesante que me dio María Celia, guía de turismo de San Isidro, cuando visité la quinta Los Ombués, dato que me sorprendió, ya que erróneamente, creía que sus habilidades artísticas  era sólo con el piano. 


                            Célebre foto donde están cantando el himno nacional argentino
                                              por primera vez en la casa de Mariquita

    Todo muy lindo, pero le llegaría su desgracia. Su esposo moría en altamar volviendo de un viaje a EE.UU en 1819.

    Imaginemos la situación: triste, desconsolada,  con cinco hijos y en 1820. Para colmo, no estaba bien visto para nada que una mujer esté sola, aunque sea viuda.

    O sea , que además de cargar con tu sufrimiento, te tenías que hacer cargo del qué dirán...

    jueves, 17 de marzo de 2016

    ¡Buen día seguidores!
    Los que me siguen, ya se habrán dado cuenta que uno de los objetivos de esta propuesta es presentar personalidades importantes de la historia, descubrirlas, y llegar a hacer algún tipo de análisis objetivo sobre ellas.
                                                
    Mientras escribo, pienso, Mariquita quizás se arriesgó a todo, porque tenía una posición en la sociedad que le otorgaba privilegios. Hija única de una familia acaudalada, se visitaba con los patriotas, se conocían bien, muy bien con todos los protagonistas importantes de la época..

    Por otro lado, Frida, se atrevió a pintar, escribir y hacer lo que quiso porque sintió que todo el dolor que tuvo que atravesar en la vida le dio la facultad de ser “inimputable”.

    Sin quererlo, estoy escribiendo sobre dos mujeres, que, salvando las distancias y las circunstancias,  pudieron rebelarse al mundo porque se sentían con derecho y poder.
    Digo, sin quererlo, porque nunca fue mi propósito compararlas o sacar una conclusión en común. (Aunque acepto la interpretación de un psicólogo ¿?)

    Pero eso no me sorprende, toda esta locura del blog comenzó así, sin destino, sin propuestas, sin pretensiones.

    Tanto Mariquita como Frida, me conmueven, por eso las elegí y las ideas aparecen, fluyen todo el tiempo y mantienen mi entusiasmo…y eso está muy bien. Me levanto todos los días para ver cuántas visitas tuvo el blog,y si alguien comentó o quiere saber algo más..

     ¡Qué bueno realmente, que se me haya ocurrido hacer esto! Qué bueno que haya encontrado una salida saludable que  me alimente el alma…



    miércoles, 16 de marzo de 2016

    ¡Buen día seguidores!
    Mariquita le escribió a Martín: "Seré suya o de nadie".

     Estaba convencida que lograría su objetivo. Quiero aclarar que entre la negación de casarse con don Diego y la aceptación por parte del virrey de aprobar su matrimonio con Thompson, corrió mucha agua bajo el puente.

    Escándalo por medio, imagínense, una mocosa, como aquí solemos decirle a las niñas adolescentes, con aires de superioridad, se atreve a contradecir a los padres, que tan prolijamente habían decidido el futuro de su hija.

    Mariquita le escribe una carta al virrey:

       "Excelentísimo Señor: Ya llegado el caso de haber apurado todos los medios de dulzura que el amor y la moderación me han sugerido por espacio de tres largos años para que mi madre, cuando no su aprobación, cuanto menos su consentimiento me concediese para la realización de mis honestos como justos deseos; pero todos han sido infructuosos, pues cada día está más inflexible. Así me es preciso defender mis derechos: o Vuestra Excelencia mándeme llamar a su presencia, pero sin ser acompañada de la de mi madre, para dar mi última resolución, o siendo ésta la de casarme con mi primo, porque mi amor, mi salvación y mi reputación así lo desean y exigen, me mandará Vuestra Excelencia depositar por un sujeto de carácter para que quede en más libertad y mi primo pueda dar todos los pasos competentes para el efecto. Nuestra causa es demasiado justa, según comprendo, para que Vuestra Excelencia nos dispense justicia, protección y favor. (...) Prevengo a V.E. que a ningún papel mío que no vaya por manos de mi primo dé V.E. asenso ni crédito, porque quién sabe lo que me pueden hacer que haga. Por ser ésta mi voluntad, la firmo en Buenos Aires, a 10 de julio de 1804".

    ¡Grande Mariquita! El virrey Sobremonte se conmovió, les concedió el permiso y concretaban su amor…Esta historia, está catalogada como la historia de amor más romántica de la Buenos Aires colonial.



     Mariquita, ya entrada en años escribía: "El padre arreglaba todo a su voluntad. Se lo decía a su mujer y a la novia tres o cuatro días antes de hacer el casamiento; esto era muy general. Hablar de corazón a estas gentes era farsa del diablo; el casamiento era un sacramento y cosas mundanas no tenían que ver en esto, ¡ah, jóvenes del día!, si pudieras saber los tormentos de aquella juventud, ¡cómo sabrías apreciar la dicha que gozáis! Las pobres hijas no se habrían atrevido a hacer la menor observación; era preciso obedecer. Los padres creían que ellos sabían mejor lo que convenía a sus hijas y era perder tiempo hacerles variar de opinión. Se casaba una niña hermosa con un hombre que ni era lindo ni elegante ni fino y además que podía ser su padre, pero hombre de juicio, era lo preciso. De aquí venía que muchas jóvenes preferían hacerse religiosas que casarse contra su gusto con hombres que les inspiraban aversión más bien que amor.  

    ¡Amor!, palabra escandalosa en una joven, el amor se perseguía, el amor era mirado como depravación".


    martes, 15 de marzo de 2016

    ¡Buen día seguidores!
    “Nosotras sólo sabíamos ir a oír misa y rezar, componer nuestros vestidos y zurcir y remendar”  - Mariquita Sánchez, describiendo las niñas de su época.

    El nombre verdadero de Mariquita es María Josepha Petrona de Todos los Santos Sánchez, nacida en la ciudad de Buenos Aires, Argentina,  el 1 de noviembre de 1786.
    Hija del español Cecilio Sánchez de Velasco y la porteña Magdalena Trillo.
    Era una época donde las niñas de clase alta se casaban a la edad que decidían sus padres con quien decidían sus padres. Eran matrimonios arreglados previamente y cuidadosamente estudiados para que la fortuna de la familia no corra riesgo alguno.

    Empezamos mal… Cuando estaba en plena adolescencia, antes de cumplir quince años, se enamoró de su primo, el alférez de fragata Martín Jacobo José Thompson de tan sólo veintitrés años de edad. No dudó en presentarse ante el virrey Sobremonte para reclamar por sus derechos de unirse a Thompson y dejar sin efecto el compromiso pactado con Diego del Arco.

    Seguimos mejor…. El 29 de julio de 1805 obtenían la autorización y se casaban.


    ¿Triunfó la rebeldía, el amor, o simplemente  “Persevera y triunfarás”?

                                           
                                            Mariquita Sánchez y Martin Thompson